viernes, 22 de mayo de 2009

tarta helada de vainilla y fresas

Tarta Helada de Vainilla y Fresas

Que orgullosa me siento de esta tarta. Por los ojos ya entra porque tiene una presencia muy apetecible pero su olor enamora tu olfato y su sabor te hace perder el sentido. Todo esto sentí yo, con el valor añadido de haberla preparado e ir viendo como se iba transformando en esta apetitosa y vistosa tarta.

Su autora original es la gran maestra "Auro", aunque cambie algunas cosas, cogí la receta de su web.

Fijaros en el brillo de las fresas, es puramente natural y el tiempo pasa volando simplemente mirándola.

Yo no soy una gran amante de las tartas heladas, pero esta junto la de Whisky (que os publicaré la receta en breve) son las que con gran diferencia me gustan. Esta porque la vainilla es mi sabor preferido en repostería seguidamente de las fresas y la de Whisky, porque es el único licor que me gusta ;P, bueno junto con la crema catalana, jejeje .

Si vais a casa de alguien con este exquisito manjar os aseguro que tendréis mesa reservada en esa casa eternamente.

Ingredientes: *Bizcocho base

-2 huevos
-60gr azúcar
-60gr harina

*Mousse de Vainilla
-500gr nata para montar
-1 vaina de vainilla
-4 claras montadas a punto de nieve
-5 hojas de gelatina
-1 bote pequeño de leche condensada (380 gr)
-200 ml de leche
-100gr azúcar (la receta original no lleva)

*Cobertura (esto es lo que cambie)
-8-10 fresones
-100gr agua
-1 hoja de gelatina
-100gr mermelada de fresa a la vainilla (ver receta aquí)
-1 cucharada de agua
-2 cucharadas azúcar vanillado

Primero preparamos el bizcocho, montamos los huevos junto con el azúcar hasta que tripliquen el volumen, añadimos la harina y mezclamos bien. Lo ponemos en un molde redondo con papel en la base para que no se nos pegue y sea más fácil sacarlo. Cuando este listo dejamos que se enfríe y reservamos.

Para la mousse:

Se ponen las hojas de gelatina en agua para hidratarlas.
Se pone a calentar la leche en un bol con la vaina de de vainilla y el azúcar, se cuela, se añade la gelatina removiendo para que se disuelva. Se añade la leche condensada y se sigue batiendo con unas varillas para integrarlo todo.

Se deja templar y mientras se montan la nata y las claras a punto de nieve con una pizca de sal, se mezclan las claras con la leche tibia (con cuidado de que no este demasiado fría para que no cuaje la gelatina, ni demasiado caliente, por que se nos desmontaría la nata) y se integran con movimientos envolventes, se incorpora la nata montada a la mezcla anterior de la misma manera para que no se baje. Se vierte en el molde que teníamos preparado con la base de bizcocho y se deja reposar en el frigorífico un mínimo de 6 horas (yo lo dejé toda la tarde).

Lavamos y troceamos los fresones, reservamos. Ponemos a hidratar la hoja de gelatina. Mezclamos la mermelada junto con el agua y calentamos un poco en el microondas y añadimos la gelatina hasta deshacerla por completo, reservamos.
Preparamos el calado con la cucharada de agua y el azúcar, lo ponemos a calentar en un cazo.
Echamos la mezcla de la mermelada por encima de la tarta y siempre cuidando que esté completamente cuajada.
Ponemos los fresones por encima y pintamos con la mezcla de azúcar y agua para que los fresones brillen.
La metemos en el congelador hasta que esté completamente helada, de esta forma los bordes quedarán perfectos.
Y estará lista para comer!

Estoy enamorada de esta tarta!!!!


No hay comentarios: