jueves, 14 de mayo de 2009

MOUSSE DE TE BLANCO Y FRESAS

Mousse de Té Blanco con FresasMayo 13, 2009 on 9:00 am By admin In recetas No Comments
Mousse de Té Blanco con Fresas. Si estás cansado de las típicas fresas con nata pero no quieres renunciar a esta combinación clásica ve un poco más allá y presenta la nata en forma de mousse con un toque de sabor, yo te sugiero Te Blanco, pero puedes hacerlo con Té Verde, Té Rojo, Menta … o con cualquier otro sabor que se te ocurra.
Además añadiremos un almíbar muy ligero que preparé con Brandy, Anís y azúcar que le dará un toque distinto a este postre. Un fin de fiesta especial y lleno de sabores ¿Te animas? A la cocina!!!
Ingredientes para hacer Mousse de Té Blanco con Fresas (para 4 personas):
400 gramos de fresas
200 ml de nata líquida para montar
100 ml de leche
100 ml de brandy
50 ml de anís dulce
2 claras de huevos (de huevos grandes XL)
3 gramos de té blanco (2 bolsitas para infusión)
120 gramos de azúcar normal
30 gramos de azúcar glas
6 hojas de gelatina neutra (10 gramos en total)
Utensilios necesarios: Un aro de emplatar (un aro de metal) de 10 cm de diámetro, papel de cocina transparente y un recipiente cuadrado con tapa de unos 22 centímetros de lado.
Receta para hacer Mousse de Té Blanco con Fresas (para cuatro personas):
Lava bien las fresas y déjalas escurrir.
Pon a calentar la leche en un cazo pero no la dejes hervir. Cuando esté bien caliente apártala del fuego y añade las dos bolsitas de té blanco. Déjalas en infusión 10 minutos.
Coge la gelatina y ponla en remojo en agua fría durante 5 minutos.
Pasados los 10 minutos de la infusión saca las bolsitas de té y deséchalas. Si usaste hojas de té sueltas (sin bolsitas) pasa la leche por un colador fino. Escurre bien la gelatina (que ya habrá estado sus 5 minutos a remojo) y añádesela a la leche. Vuelve a poner la leche al fuego para que se disuelva la gelatina. Remueve bien y en cuanto esté la gelatina disuelta aparta el cazo del fuego y reserva.
Monta las claras de huevo con 40 gramos de azúcar (unas 2 cucharadas) hasta que forme picos blandos. Estarán en su punto cuando eleves las varillas y las claras formen picos que se hunden ligeramente. Si estos picos se mantienen firmes arribas te habrás pasado, pero tampoco pasa nada
Ahora monta la nata con 30 gramos de azúcar glas (unas 2 cucharadas colmadas). La nata debe quedar bien montada, que mantenga su forma cuando eleves las varillas.
La leche ya debe estar a temperatura ambiente (si no es así tendrás que esperar a que lo esté) así que cógela y mézclala con la nata montada derramando un fino hilo de leche sobre la nata mientras realizas movimientos envolventes. La mezcla se bajara mucho pero no te preocupes pues quedará lo suficientemente cremosa.
Ahora añade las claras a la mezcla de nata y leche poco a poco, mezclando con movimientos envolventes. Ahora si nos quedará una mezcla muy esponjosa.
Coge el recipiente donde verteremos la mousse. Como vamos a usar un aro de 10 cm de diámetro el recipiente debe tener al menos 22 centímetros de lado para poder cortar cuatro veces con el molde (una ración para cada uno). Forra el fondo y las pareces con el papel transparente y vierte la mousse en el recipiente. Debe sobrar un poco de papel film a cada lado para que después puedas tirar de él para desmoldar. Tápalo y mételo en el frigorífico durante al menos 4 horas o en el congelador durante 30 o 40 minutos hasta que la mousse coja una consistencia adecuada.
Mientras tanto podemos preparar el almíbar. Es tan fácil como poner el brandy, el anís (en licor no en grano) y 40 gramos de azúcar en un cazo y calentar. Cuando la mezcla alcance la consistencia de un almíbar ligero apartar del fuego y dejar templar. Después rellenar un biberón de salsear o dejarlo en el cazo y utilizar una cuchara para repartir el almíbar.
Cuando la mousse tenga una textura consistente sácalo del frío y tirando del papel film desmóldalo. Luego con el aro de emplatar corta cuatro circunferencias y con una espátula sirve cada una en su plato.
Coge las fresas y dale un corte junto a las hojas de la cabeza. Tira las hojas y corta las fresas a lo largo en rodajas (ver foto). Decora la mousse clavando unas rodajitas de fresa y reparte el resto de las fresas entre los cuatro platos.
Para terminar rocía generosamente con el almíbar que hemos preparado y si tienes una hojita de menta fresca decora el plato con ella (yo no la tenía para la foto). Fuera de la cocina y a comer!!!
A comer:
No utilices un recipiente demasiado grande o al llenarlo la altura de la mousse será muy pequeña. Puedes adaptar el tamaño de los aros de emplatar si solo tienes recipientes más pequeños.
No dejéis que el almíbar reduzca demasiado o quedará demasiado denso y se volverá un caramelo y no podréis usarlo para regar vuestro postre.
Puede que no te guste el té demasiado y prefieras otras alternativas, prueba con cualquier infusión que si sea de tu gusto y que tengas en casa y si quieres hacer otra cosa completamente distinta puedes probar este mousse de arroz con leche.
Espero que les guste este postre y que disfruten en la mesa con él. Pronto tendremos más recetas de cocina. Un saludo cociner@s.
PD: Fotografía original de Javi Rectas, si quieres usar esta imagen lee las condiciones de la licencia
Direccion de la pagina de origen: http://www.javirecetas.com/mousse-de-te-blanco-con-fresas/