lunes, 16 de febrero de 2009

pasta filo con salmon

La pasta filo es deliciosa pero un poco difícil de hacer, o al menos de conseguir buenos resultados. Si sois “manitas” (alguna-os de vosotros estoy completamente segura que lo sois), seguro que lo consigue. Yo no he sido capaz totalmente, pero estoy en ello. Mientras tanto la compro hecha. Aún así es una pasta o masa muy delicada, se suele romper con facilidad al manipularla. Lo ideal es sacarla unas horas antes del frigorífico para que al tiempo de trabajar con ella esté a temperatura ambiente y sea más maleable.
Suele venir en forma de rollo y cada rollo se compone de varias láminas.
Aunque la más famosa receta con esta pasta es el Strudel de Manzana, originaria de Austria y Alemania, madre de la pasta filo, (en realidad se dice que es una derivación de la conocida Baklava árabe), también admite recetas saladas.
En este caso me he decidido a rellenarla de salmón, que es uno de mis bocados favoritos.
Ingredientes:
Pasta filo
Para el Relleno:
250 grs. de Salmón fresco
150 grs. de Langostinos crudos
La parte verde de dos cebolletas
1 huevo duro
Dos o tres Pepinillos
Dos cucharadas de Alcaparras
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal
Para la Salsa de Pimientos:
Las cabezas y cáscaras de los Langostinos
4 Pimientos del Piquillo
200 c.c. de Nata para cocinar
Sal
Elaboración:
Pelar los langostinos.
Trocear el salmón y picar menuda la parte verde de las cebolletas.
En una sartén al fuego calentar unas tres cucharadas de aceite y saltear lo verde de las cebolletas. Incorporar el salmón y los langostinos y rehogar unos minutos.


Quitar el exceso de aceite y volcar en un recipiente aparte. Dejar templar.
Una vez templado o frío, añadir el huevo duro picadito, así como los pepinillos también picados y las alcaparras. Mezclar bien.
Extender la Pasta Filo.

Cortarla con cuidado en cuadraditos (cada uno debe tener tres o cuatro capas).
Poner en el centro de cada uno la mezcla que teníamos reservada y hacer paquetitos recogiendo los extremos y sellándolos con mantequilla fundida.


Colocar en una bandeja de horno, pintar con huevo batido y hornear a 180º durante más o menos 10 minutos, hasta que se vean doraditos.

Preparación de la Salsa de Pimientos:
En una cazuela poner las cáscaras de los langostinos,cubrirlas de agua y hervir durante unos 5 u 8 minutos. Triturar y colar.
Poner en la batidora los pimientos del piquillo, 100 cl. del agua de cocer los langostinos, la nata y la sal. Batir hasta que quede una salsa homogénea. Si quedase muy espesa añadir un poco más del caldo.

No hay comentarios: