martes, 27 de enero de 2009

tartas de queso ymermelada

La mermelada de pétalos de rosa es algo sublime, al menos para mí. Tiene un sabor muy agradable y suave, una textura delicada y un aroma excepcional. Y es que últimamente está de muy de moda el uso de flores en la cocina.

Para adornar la tarta he usado pétalos de rosa cristalizados. Las rosas son comestibles siempre y cuando sepamos que no han sido tratadas con ningún producto químico (plaguicidas, fungicidas y similares), ya que, si no, podrían ser tóxicas. Por tanto, olvidaos de hacer esto con flores compradas en la floristería, o al menos de coméroslas, ya que siempre podéis ponerlas sólo para adornar.

Ingredientes (para un molde desmontable de 22 cm):
Para la base de galletas a la canela:

300 g de galletas a la canela
140 g de mantequilla
50 g de almendras

Para la crema de queso:

500 g de queso Filadelfia
250 de chocolate blanco
250 g de leche entera
40 g de azúcar
1 sobre de cuajada
Además:

1 bote de mermelada de pétalos de fresas
Para los pétalos de rosa cristalizados:

Pétalos de rosa sin tratar
1 clara de huevo
Azúcar


Elaboración:
Para la base a la canela:

Se trituran las galletas y se mezclan con la mantequilla derretida y las almendras.
Se cubre con esto la base del molde y las paredes, presionando y alisando la superficie con una cuchara.
Se hornea a 180º durante 6-8 minutos. (Esto es opcional, hace que la base en vez de galleta triturada parezca masa sablé o similar).

Para la crema de queso:

Se derrite el chocolate y se mezcla con la leche, la cuajada, el queso y el azúcar, y se bate bien. Se pone en un cazo, y sin dejar de remover se lleva a ebullición. En cuanto empiece a hervir, se retira del fuego y se vierte sobre la base de galletas. (En Thermomix, se echan todos los ingredientes en el vaso y se programa 7 minutos, 90º, velocidad 5).
Se deja enfriar en la nevera durante un par de horas.

Para los pétalos de rosas cristalizados:

Se bate la clara de huevo.
Se coge un pétalo, por el extremo por el que va pegado a la rosa, intentando ocupar con los dedos la menor superficie posible. (Se puede hacer también con unas pinzas).
Con un pincel se pinta con clara el pétalo por un lado y se espolvorea con azúcar.
Se le da la vuelta al pétalo y se hace lo mismo con el otro lado.
Se coloca sobre papel vegetal y se deja secar varias horas, mejor de un día para otro.
Montaje de la tarta:

Se calienta la mermelada hasta que tenga una textura muy ligera y se cubre la tarta con ella. Se deja enfriar y volver a gelatinizar.
Una vez fría, se colocan los pétalos sobre la mermelada.
Publicado por María Lunarillos en 15:10 46 comentarios Enlaces a esta entrada
jueves 15 de enero de 2009
Brazo de té matcha y lemon curd


A veces, la decoración sobra. Cuando comencé con este blog, nunca pensé que acabaría diciendo esto, pues mi intención siempre fue crear un blog de tartas decoradas. Pero hoy, después de tener hechas algunas flores de chocolate blanco para decorar este brazo, me di cuenta de que no había decoración mejor para él que sus propias líneas. Y sus colores. Muchas veces no nos damos cuenta de dónde está la verdadera belleza. Cada vez valoro más la importancia de un buen producto, tanto en dulce como en salado. Un plato de carne, por muy bonito que esté presentado y por rica que sea la salsa que lo cubre, nunca será un buen plato si no parte de un buen producto. Lo mismo pasa con las formas. Una tarta imperfecta se puede esconder bajo kilos de nata, pero nunca, nunca, por muy bonitos que sean los adornos que la cubren, tendrá la pureza de una tarta sin maquillar, perfecta en sus líneas, equilibrada en sus colores, sin más adornos que ella misma.

Pasa igual con las personas.

Yo seguiré decorando tartas, porque me encanta, pero cada vez intentaré camuflarlas menos, dejar que sean ellas las que brillen por sí mismas; y la decoración, la que las potencie y acompañe, pero no la que les haga sombra.

Ingredientes:

Para la plancha de bizcocho al té matcha:

4 huevos
120 g de azúcar
120 g de harina
2 tsp (cucharaditas de té) de té matcha en polvo
Para el relleno:
1 bote de lemon curd (comprado o casero: receta más abajo)

125 g de mantequillla
Lemon curd (para dos botes):

250 g de azúcar
La piel de 1 limón
175 g de zumo de limón (5 limones)
120 g de mantequilla
4 huevos

Elaboración:

Para la plancha de bizcocho al té matcha:
Se blanquean los huevos con el azúcar, batiendo con varillas durante 12-15 minutos (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y otros 6 minutos a la misma velocidad pero sin temperatura).

Se añade la harina, tamizada, y se mezcla suavemente. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 3).
Se vierte sobre una bandeja de horno cubierta con un Silpat y se hornea a 180º durante 6:30 minutos (si vuestro horno es de aire; si no, tendréis que alargar la cocción 2-4 minutos más) .
Se saca del horno e inmediatamente, se vuelca la plancha sobre un paño fino húmedo, se retira el silpat, que habrá quedado arriba, y se enrolla la plancha de bizcocho junto con el paño. Pasados unos segundos, se desenrolla. De esta manera, no se romperá al enrollarlo después.
Anotación: de esta forma que he descrito, os quedará la parte más fea hacia fuera y la más bonita hacia dentro. Es la forma más sencilla. En cambio, si queréis que os quede la parte más bonita hacia fuera y sois valientes, haced como he hecho yo (os aviso que he temblado de miedo mientras lo hacía): cuando la saquéis del horno, la volcáis sobre una lámina de papel vegetal, retiráis el silpat, ponéis sobre la plancha el paño húmedo y cogéis todo como buenamente podáis y volvéis a darle la vuelta. Entonces queda el papel vegetal hacia arriba, lo retiráis y enrollárais el bizcocho. Después de unos segundos, desenrolláis. Corréis el riesgo de que la plancha se parta al darle la vuelta. Si es así, ¡sólo hay que volver a empezar, nada más!
Hay más formas de hacer este proceso, pero ésta es la que más confianza me da, a pesar de los riesgos. Si vosotros téneis otra forma que os dé más confianza (papel vegetal en vez de silpat y en vez de paño, por ejemplo), adelante. Conmigo no contéis. :-)

Lemon curd con Thermomix:

Se pulveriza el azúcar, 30 segundos en velocidad progresiva 5-10.
Se añade la piel del limón y se repite el proceso.
Se añaden el resto de ingredientes y se programa 20 minutos, 90º en velocidad 4.
Lemon curd con método tradicional:
Hay que usar azúcar glass y la ralladura de un limón, en lugar de la piel entera.
Se ponen todos los ingredientes al baño maría sin dejar de remover durante 20 minutos.

Para el relleno:

Sólo se usa la mitad del lemon curd que hemos hecho. El resto os será útil seguro en otra ocasión.
Cuando el lemon curd esté frío se añade a éste la mantequilla, fría, y se bate muy bien, a gran velocidad, hasta que quede una crema lisa y homogénea.
Montaje:
Se vierte el relleno sobre la plancha de bizcocho, dejando libres los bordes.

Se enrolla el brazo.
Se deja enfriar un par de horas en la nevera.
Se cortan los extremos, para que quede bonito.
Y se espolvorea con azúcar glass.

Fuente: Gâteau roulé au lemon curd et au matcha, de Sooishi.
Publicado por María Lunarillos en 8:18 56 comentarios Enlaces a esta entrada
domingo 11 de enero de 2009
Tarta de estrellas


Es una tarta bastante popular que muchos de vosotros conoceréis, pero no por eso quería dejar de hacerla. Es de CarlosValencia. Si no lo conocéis, os invito a ello: tienes tartas preciosas y, sobre todo, perfectas. No he visto a nadie que logre más brillo en sus coberturas, más perfección en sus bordes, más finura en sus decoraciones, tan minimalistas y a la vez, y quizá por eso, tan bellas.

Aunque mantengo tal cual el diseño externo de la tarta, la receta que yo he hecho es diferente. Así que he aquí una tarta de estrellas con mousse de chocolate y mandarina caramelizada.

Ingredientes (para un molde desmontable de 22 cm):

Para la plancha de bizcocho:

3 huevos
100 g de azúcar
100 g de harina
Para la plancha de bizcocho de chocolate:

3 huevos
100 g de azúcar
80 g de harina
20 g de cacao puro en polvo
Para la mousse de chocolate:

500 de chocolate negro de primera calidad
12 claras de huevo
80 g de azúcar
600 g de nata para montar
Para la mandarina caramelizada:

450 g de gajos de mandarina
45 g de mantequilla
45 g de azúcar
Elaboración:

Para la plancha de bizcocho:

Se blanquean los huevos con el azúcar, batiendo con varillas durante 12-15 minutos (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y otros 6 minutos a la misma velocidad pero sin temperatura).

Se añade la harina, tamizada, y se mezcla suavemente. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 3).
Se vierte sobre una bandeja de horno cubierta con un Silpat y se hornea a 180º durante 6 minutos (si vuestro horno es de aire; si no, tendréis que alargar la cocción 2-4 minutos) .

Para la plancha de bizcocho de chocolate:

Se blanquean los huevos con el azúcar, batiendo con varillas durante 12-15 minutos (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y otros 6 minutos a la misma velocidad pero sin temperatura).

Se añade la harina junto con el cacao, tamizados, y se mezcla suavemente. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 3).
Se vierte sobre una bandeja de horno cubierta con un Silpat y se hornea a 180º durante 6 minutos (si vuestro horno es de aire; si no, tendréis que alargar la cocción 2-4 minutos) .

Para la mousse de chocolate:

Se monta la nata y se reserva en el frigorífico.
Se montan las claras con el azúcar.
Se derrite el chocolate en el microondas en un bol grande

Se vierten las claras sobre el chocolate y se mezcla muy suavemente para que no se bajen.
Finalmente, se integra la nata a la mezcla.
Para la mandarina caramelizada:

Se calienta la mantequilla hasta que empiece a crepitar y se añaden los gajos de mandarina.
Se espolvorean con azúcar y se dejan caramelizar, a fuego máximo, removiendo de vez en cuando. (No es lo más ortodoxo, pero sí lo más rápido y da un buen resultado).

Se añaden los gajos caramelizados a la mousse de chocolate.
Montaje de la tarta:

De la plancha de bizcocho se recorta un círculo del mismo tamaño que la base del molde.
De la plancha de bizcocho de chocolate se recortan tiras del mismo ancho que la altura del molde, tantas como hagan falta para cubrir todo el perímetro del molde.
De la plancha de bizcocho circular, con un cortapastas, se recortan estrellas, y se hace lo mismo con las tiras de bizcocho de chocolate.
Se pone la parte el bizcocho circular en la base del molde, con la parte más bonita tocando la base, pues luego será la cara de arriba. En los huecos de las estrellas se meten las estrellas de chocolate que recortamos de las tiras.
Se cubren los bordes del molde con las tiras de chocolate, con la parte más bonita tocando las paredes del molde, y en los huecos de las estrellas se meten las estrellas blancas.
Se rellena el molde con la mousse, se alisa la superficie y se congela (también se puede refrigerar en lugar de congelar, pero el congelado permite que las tartas se desmolden perfectamente y no se nota en absoluto que han estado congeladas).
Al cabo de unas horas, se descongela y se desmolda. Y, cuando descongele, ya se puede servir.

Publicado por María Lunarillos en 12:02 44 comentarios Enlaces a esta entrada
miércoles 17 de diciembre de 2008
Tarta de castañas


Rara vez me decepciona una receta de Cristina Galiano. Esta vez no ha sido una excepción. Si os gustan las castañas (y el chocolate), no dejéis de hacerla. Es una tarta deliciosa, suave al paladar y muy sencilla de hacer. Y si le hacemos unas estrellas y un rosetón con una manga pastelera tenemos una tarta diferente en apenas un rato.

Para el puré de castañas he usado de la marca Cuevas. Hay que tener cuidado porque venden también crema de castañas, que no es lo mismo que el puré. Lo he conseguido en el supermercado de El Corte Inglés.


Ingredientes (para un molde desmontable de 20-22 cm):

Para la mousse:

1 kilo de puré de castañas

200 g de mantequilla a temperatura ambiente

180 g de chocolate puro
50 g de Amaretto
Para la cubierta:

150 g de chocolate
1 cucharada de mantequilla

Para decorar:

Virutas de chocolate
350 g de azúcar glass
1 clara de huevo
1 cucharadita de zumo de limón
Colorantes alimentarios


Elaboración:

Para la mousse:

Se funde el chocolate, bien al baño maría, bien al microondas o en la Thermomix (triturándolo a velocidad máxima y fundiéndolo a 70º en velocidad 4).
Se agrega al chocolate derretido el puré de castañas, la mantequilla y el licor, y se bate todo muy bien (en Thermomix, a velocidad máxima durante varios minutos, ayudando de vez en cuando con la espátula).
Se vierte la crema que hemos obtenido en un molde desmontable bien engrasado (o forrado con papel film), aplanando un poco la superficie de la crema.

Se lleva a la nevera 15-20 minutos y, como ya habrá cogido más consistencia, se aplana bien la superficie con ayuda de una cuchara o con las manos.
Se lleva nuevamente a la nevera durante al menos una hora.
Se desmolda.

Para la cobertura:

Cuando se haya desmoldado, se prepara la cobertura, fundiendo el chocolate con la mantequilla, con cuidado de que no se caliente mucho. (En Thermomix, a 50º en velocidad 4).
Se vierte la cobertura sobre la tarta, colocada sobre una rejilla, y se extiende bien por la superficie y por los lados con ayuda de una espátula o similar.
Para decorar:

Antes de que cuaje el chocolate de la cobertura, se coloca un aro de emplatar (o similar) en el centro de la tarta y se cubre el resto con virutas de chocolate (pueden hacerse rallando el chocolate con una mandolina).
Se retira el aro de emplatar (o lo que hayamos usado para evitar que caigan virutas por el centro).
Se prepara una glasa real de punto fuerte, mezclando el azúcar glass tamizada con la clara y el limón (En Thermomix, en velocidad 6). Tiene que quedar una pasta relativamente dura, de manera que cuando hagamos estrellas con la manga pastelera se queden tal cual, y no vayan perdiendo la forma, lo que ocurre cuando el punto no es fuerte, sino ligero. Para espesarla, se añade más azúcar glass. Para aligerarla, se añade más limón. Sabremos que está cuando al hacer una estrella ésta conserva su forma.

Se colorea la glasa con colorante rosa, y una parte de ésta con colorante marrón (sobre el rosa, lo que dará el tono "castaña" de la foto).
Se llena una manga pastalera con la glasa rosa y con una boquilla de estrella (yo he usado la número 17) se van haciendo estrellitas rosas en el hueco que nos ha quedado sin virutas, comenzando por el borde exterior y en filas hacia el centro.
Se llena otra manga pastelera con la glasa ocre y con una boquilla rizada (yo he usado la 2D) se hace un roseton en el centro.

Fuente: Recetas fáciles para un día especial, de Cristina Galiano, con modificaciones.
Publicado por María Lunarillos en 21:55 59 comentarios Enlaces a esta entrada
lunes 8 de diciembre de 2008
Tarta charlotte de tiramisú


Prisas y más prisas. Siempre hay mucho por hacer y poco tiempo por delante. En medio de todo un ir y venir de aquí para allá, aunque sin salir de casa, saqué un huequito para esta tarta. Tenía ganas de hacer una tarta de tiramisú, versión más lucida de aquél que se sirve en una fuente de la que cada uno va sirviéndose una porción en su plato.

La decoración, sencilla, sin demasiados artificios, para no enmascarar la verdadera esencia de la tarta, receta de Paco Torreblanca, creador de, entre otras obras culinarias, la tarta de bodas de los Príncipes de Asturias, receta que, por cierto, está en el mismo libro: La cocina dulce de Paco Torreblanca. Algún día se dejará caer por aquí...

Dos cuestiones sobre ésta y otras tartas. En primer lugar, la congelación. Es la primera vez que he congelado una tarta. El resultado tras la descongelación es sencillamente excepcional. Nadie diría que ha estado congelada. Además, desmoldarla congelada es realmente sencillo, queda perfecta. La congelación viene genial cuando queremos llevar una tarta para algún acontecimiento especial y sabremos de antemano que no tendremos tiempo para prepararla ese mismo día. Os aseguro que nadie notará absolutamente nada.

La segunda cuestión es el cremor tártaro. Había oído hablar de él, pero no os podéis imaginar las maravillas que hace cuando se añaden a las claras, para montarlas. ¡No se bajan ni aun queriendo! No sabéis lo sencillo que es, gracias al cremor tártaro, mezclar las claras montadas con el resto de los ingredientes. Eso que antes era un horror, ahora es pura delicia. Además, quedan duran y esponjosas, consistentes, espectaculares. Ha sido todo un gran descubrimiento.

Ingredientes (para un molde desmontable de 22 cm):

Para el bizcocho genovés al agua (2 planchas):

4 yemas
170 g de azúcar
60 ml de agua
4 claras
165 g de harina
Para la mousse de tiramisú:

130 g de azúcar
50 ml de agua
6 yemas
6 hojas de gelatina
500 de mascarpone
350 ml de nata líquida para montar
Además:

1 gran vaso de café solo frío
Cacao en polvo
Crocante de almendra

Chocolate blanco
Bizcochos de soletilla o similares

Elaboración:

Para el bizcocho genovés al agua (2 planchas):

Se montan las yemas con la mitad del azúcar. Cuando estén semimontadas se añade el agua poco a poco.
Se montan las claras con la otra mitad del azúcar.
Se mezcla la base de las yemas con la base de las claras con delicadeza y movimientos envolventes, para que no se bajen.
Se incorpora la harina y se mezcla con cuicado.
Se divide la masa en dos, y se hornea cada plancha por separado dentro del molde desmontable de 22 cm.
Se dejan enfríar sobre una rejilla y se reservan.
Para la mousse de tiramisú:

Se hace un almíb ar con el agua y el azúcar, que se deja hervir durante un minuto y medio.
Se hidratan las hojas de gelatina durante 10 minutos en agua fría. Se escurren y se funden en el microondas.
Se montan las yemas y, cuando estén blanqueadas, se agrega el almíbar poco a poco, seguido de las hojas de gelatina fundidas.
Se mezcla el mascarpone con la nata líquida y se monta.
Cuando esté semimontada, se añaden las yemas y se mezcla bien.
Montaje:

En el molde desmontable engrasado, se pone una de las planchas de bizcocho y se empapa con la mitad del café.
Se cubre con la mitad de la mousse de tiramisú.
Se pone la otra plancha de bizcocho y se empapa con la otra mitad del café.
Se cubre con el resto de la mousse.
Se congela y se desmolda. Se deja descongelar. (Podeís no congelarla, pero a mí me ha dado un resultado magnífico, y el acto de desmoldarlo es ¡increíblemente sencillo!)

Decoración:

Se espolvorea toda la superficie con cacao en polvo.
Se colocan bizcochos de soletilla o similares alrededor de toda la tarta, y se sujetan con un lazo dorado.
Sirviéndonos de dos aros de emplatar, uno más pequeño que otro, que colocamos sobre la tarta, se rellena el círculo que deja el aro mayor con crocante de almendra, y el círculo que deja el aro menor con chocolate blanco que habremos laminado con ayuda de una mandolina.
Se retiran los aros y ¡voilà!

Publicado por María Lunarillos en 22:21 67 comentarios Enlaces a esta entrada
viernes 28 de noviembre de 2008
Tarta de chocolate blanco al cardamomo y cerezas


¡¡Gracias, Cerise!!

Esta tarta la he hecho como agradecimiento a una persona a la que le gustan mucho las cerezas... ¡¡Mi amiga invisible: Cerise!! Ayer recibí su paquete sorpresa y he pensado que la mejor forma de agredecerle todo el cariño que ha puesto dentro de ese paquete (¡que os aseguro que no ha sido poco!) es haciéndole una tarta. ¿Y qué mejor que de cerezas? :-) No la va a poder probar, porque nos separan más de 1.000 kilómetros, pero quiero que vea que yo también he hecho algo pensando en ella. Así que estas cerezas gigantes van por ti, Cerise. ¡¡Muchas gracias!!

Esta tarta ha salido fruto de una mezcla de ideas, un poco de aquí y un poco de allá. Es una mousse de chocolate blanco aromatizada con cardamomo, sobre una base de bizcocho de almendras, y rellena de cerezas.

La idea de la mousse con las cerezas la tomé del libro La cocina dulce, del gran repostero Paco Torreblanca. Mantuve su receta del bizcocho de almendras, pero cambié la receta de la mousse, pues la de Paco me parecía un poco larga, e hice una receta del libro Repostería de Thermomix. En vez de vainilla, le añadí cardamomo, pues tenía ganas de probar mi nueva adquisición. :-) La decoración ha ido surgiendo sobre la marcha. Tenía claro que quería hacerle unas cerezas gigantes, para Cerise, pero lo demás lo he ido añadiendo sobre la marcha, con cositas que tenía en casa.

Ingredientes (para un molde redondo de 22 cm):

Para la plancha de bizcocho de almendras:

130 g de almendra molida
100 g de azúcar
40 g de harina

3 huevos enteros
2 yemas
3 claras
25 g de azúcar

Para la mousse de chocolate blanco:

300 g de nata líquida para montar
4 yemas de huevo
25 g de azúcar
300 g de leche
8 vainas de cardamomo (o cualquier otra cosa que lo aromatice: azucar avainillada, ralladura de limón... Si os atrevéis, la pimienta negra también le va muy bien.)
6 hojas de gelatina
200 g de chocolate blanco

Parara el relleno:

200 g de cerezas en almíbar

Para decorar:

250 g de cerezas naturales
50 g de chocolate blanco
50 g de almendras fileteadas
Tronquitos de chocolate

Un poco de mazapán con colorante verde (la misma cantidad de azúcar y de almendra molida y la cantidad de clara de huevo suficiente para que se mezclen bien: 1 clara por 200 g de azúcar y 200 de almendra)

Elaboración:

Para la plancha de bizcocho de almendras:

Se montan las yemas con el huevo, la harian, la almendra molida y 100 g de azúcar, hasta que la base blanquee. (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, a 37º en velocidad 4).
Se montan las claras con los 25 g de azúcar. (En Thermomix, con mariposa, 3 minutos a velocidad 3 y 1/2).
Se mezcla todo con cuidado, para que no se bajen las claras.
Se vierte la mezcla sobre un molde desmontable engrasado y se hornea a 220º durante 6 minutos aproximadamente.
Se deja enfriar.

Para la mousse de chocolate blanco y el relleno:

Se monta la nata. (En Thermomix, con mariposa, en velocidad 3 y 1/2). Y se reserva en el frigorífico.

Se hacen unas natillas. Para ello se cuece al baño maría las yemas, el azúcar, la leche y las semillas de cardamomo (sin la vaina y bien trituradas, hechas polvo) sin dejar de remover, durante 6 minutos. (En Thermomix, se introducen todos los ingredientes, sin necesidad de lavar el vaso de la nata, y se programa, 6 minutos, 90º en velocidad 4.
Mientras, se pone a hidratar la gelatina en agua fría.
Cuando hayan pasado los 6 minutos, se le añaden a las natillas la gelatina escurrida y el chocolate cortado a trocitos pequeños y se remueve, al fuego, hasta que el chocolate se deshaga. (En Thermomix, se vuelve a programar 2 minutos, velocidad 4, sin tiempo, y se va añadiendo por el bocal la gelatina y el chocolate). Se deja enfriar.
Cuando la crema esté fría, se mezcla con la nata con movimientos envolventes, para que no se baje.
Se vierte la mitad de la mousse sobre la plancha del bizcocho.
Se distribuyen las cerezas en almibar sobre la mousse.
Se cubren con la otra mitad de la mousse y se lleva a la nevera, durante al menos 2 horas.

Para decorar:

Se desmolda la tarta con mucho cuidado.
Se colocan las cerezas de manera que simules ser dos cerezas gigantes. Es más fácil si ponemos primero las dos cerezas que formarán el centro de nuestras cerezas gigantes y luego vamos colocando más cerezas en torno a la cereza central haciendo círculos.
Se moldea el mazapán para hacer los rabitos y las hojas.
Se ralla el chocolate blanco y se cubre lo que queda de superficie de la tarta.
Se cubren los bordes de la tarta con almendras fileteadas.
Se ponen los tronquitos alrededor de la tarta. Podemos usar leche condensada para pegarlos si no se sujetan bien.

Publicado por María Lunarillos en 13:25 41 comentarios Enlaces a esta entrada
martes 25 de noviembre de 2008
Tronco de Navidad


A este tronco le tenía ganas desde que el año pasado Rosa, de Bocados dulces y salados, nos enseñó el suyo. Lo que son las cosas... Hace tan sólo un año me vi totalmente incapaz de hacer algo así. ¡¡Un tronco de Navidad!! Para mí, era como hacer un imposible.

Hoy ya sé que todo es ponerse. Una mañana en que estás sola en casa, con música de fondo y el delantal lleno de harina... ¿Qué hay mejor?

Aunque he plagiado en toda regla la decoración que Rosa le hizo a su tronco (¡gracias, Rosa!), la elaboración es diferente. He hecho una plancha de bizcocho genovés y la he rellenado de Lemon Curd, para dar salida a un resto de esta crema que me quedaba en la nevera. La cobertura... Mmmm, para mí no hay nada mejor que la cobertura de la famosa tarta de chocolate y Coca Cola, receta del chef britácino James Martin, y que yo conocí a través del maravilloso blog i-recetas.


Ingredientes:

Para la plancha de bizcocho:

6 huevos
150 g de azúcar
180 g de harina
1 pellizco de sal

Relleno:

Al gusto (Lemon Curd, nata, Nutella, trufa, mermelada...)

Para la cobertura:

400 g de azúcar glass
200 g de mantequilla
4 cucharadas de Coca Cola
4 cucharadas de cacao en polvo

Para las setas y la hierba:

100 g de azúcar glass
100 g de almendras molidas
1/2 clara de huevo
Colorantes: verde y rojo (mejor en polvo o en gel que líquido).

Elaboración:

Para la plancha de bizcocho:

Se montan las claras con un pellizco de sal a punto de nieve y se reservan. (En Thermomix, con mariposa, 8 minutos, en velocidad 3 y 1/2).
Se montan las yemas con el azúcar. (En Thermomix, 2 minutos, a 37º, en velocidad 1 y 1/2).
Se añade la harina a las yemas y se integra bien. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 2 y 1/2).
Con cuidado y movimientos envolventes, se incorpora a esta mezcla las claras.
Se cubre una bandeja de horno con papel vegetal engrasado y se vierte sobre ella la mezcla.
Se hornea a 180º durante 8-10 minutos, con cuidado de no dorarlo mucho, pues después se rompería.

Se pone sobre la mesa un trozo de papel vegetal y se espolvorea con azúcar glass.
En cuando se saque la plancha del horno, se vuelca sobre éste y se le retira el papel del horno.
Se espolvorea la plancha con azúcar glass y se pone sobre ésta otro trozo de papel vegetal.
Se enrolla, en caliente, con los dos papeles, y se deja enfriar.
Se desenrolla, se le quitan los papeles y se rellena al gusto.
Se vuelve a enrollar.
Se le corta un extremo y se pone sobre el brazo, a modo de rama cortada.

Para la cobertura:

Se tamiza el azúcar. (En Thermomix, basta con ponerla unos segundos en velocidad 10).
En un cazo se derrite la mantequilla a fuego lento. (En Thermomix, con mariposa, 3 minutos, 80º, velocidad 1).
Se añade la Coca Cola y el cacao en polvo sin dejar de remover, y se espera a que se disuelva. (En Thermomix, 1 minutos, 80º, velocidad 2).
Se va añadiendo el azúcar glass cucharada a cucharada, sin dejar de remover, hasta que se integre perfectamente. (En Thermomix, programamos velocidad 2 sin tiempo y se va echando el azúcar por el bocal. Cuando se acabe, se programa unos segundos en velocidad 3 y 1/2 para que se integre bien).
Se cubre el bizcocho con la cobertura. Para ello se pone el brazo de gitano sobre una rejilla y se va aplicando la cobertura con una manga pastelera. Como la cobertura es fluida, ella sola se va esparciendo por el brazo.
Con ayuda de un tenedor, se raya la cobertura para hacer que parezca un tronco.
Con cuidado y con ayuda de dos espumadera planas, se pasa el brazo de la rejilla al plato final.

Para las setas y la hierba:

Se mezcla la almendra con el azúcar y se añaden la media clara de huevo. Se amasa hasta que se haga una masa suave y homogénea. (En Thermomix, se pone el azúcar y la almendra, 15 segundos a velocidad 6, y se añaden la clara, 20 segundos a velocidad 6. Luego hay que amasar un poco).
Se separa la masa en tres trozos, de los que uno de ellos se colorea en verde y otro en rojo.
Si se secara la pasta, se mete unos segundos en el microondas, hasta que vuelva a estar manejable.
Se hacen bolas con la masa roja y se parten por la mitad, obteniendo así de cada bola dos "cabezas" de seta.
Con la masa que no hemos coloreado, se hacen los troncos de las setas, y se recortan circulitos que se aplanan y se pegan a las "cabezas" de las setas, para hacerle los "lunares". Como pegamento, se usa un pincel humedecido con agua. Esto hará que se unan sin problema.
Con el trozo verde, se moldean trozos de hierba que se pegan bajo las setas.
Finalmente, se colocan las setas y la hierba sobre el tronco.
Si se quiere un tronco nevado, se espolvorea por encima con azúcar glass, ayudándonos de un colador.

Publicado por María Lunarillos en 10:20 35 comentarios